Distrito Capital, Bogotá
Jueves, 13 de Septiembre de 2018
Mirar “el colmillo” de un terreno significa analizar minuciosamente si este cumple con la reglamentación establecida.

Con frecuencia a la Policía Nacional y a las diferentes entidades públicas,  les son ofrecidos predios (terrenos y edificaciones) en calidad de donación o cesión gratuita, para la construcción y funcionamiento de instalaciones policiales en los ámbitos misionales, educación, bienestar, salud y soporte (talento humano, administrativo, jurídico y planeación); sin embargo, para estos fines institucionales, no aplica el dicho “A caballo regalado no se le mira el colmillo”, porque nuestra Institución es el eje fundamental del Estado y cuando de garantizar la sana convivencia y seguridad ciudadana se trata, se debe contar con instalaciones policiales ubicadas estratégicamente, las cuales generen operatividad, optimización de recursos y cercanía al ciudadano.

Un predio para la Institución es una adquisición invaluable, pues con él se asume el pago del impuesto predial, contribuciones, servicios públicos domiciliarios, gastos por mantenimiento, adecuación, reforzamiento, obra nueva, demoliciones y dotaciones (mobiliario); además se custodia las 24 horas para evitar ocupaciones de hecho y se adquieren una serie de compromisos que implican grandes recursos para la correcta administración de los bienes inmuebles.

Por eso, mirar “el colmillo” de un terreno,  significa analizar minuciosamente si este cumple con los aspectos técnicos, jurídicos, económicos y fiscales establecidos para la edificación y ocupación del mismo. Es observar sí genera valor agregado a la seguridad ciudadana y bienestar al funcionario policial, motivo por el cual en primera instancia se debe tener en cuenta la amplitud de área habitable, los cuales deben satisfacer las necesidades misionales de la Policía Nacional. ¿Qué ocurre cuando se recibe un predio gratis sin mirarle “el colmillo”? Los funcionarios y la Institución que reciban predios sin los respectivos análisis costo–beneficio y avales del nivel central, podrían verse involucrados en detrimentos patrimoniales por malversación de recursos con las respectivas investigaciones.

Por lo tanto, con el fin de contrarrestar y mitigar el riesgo de incurrir en ese tipo de detrimentos patrimoniales,  el Grupo Bienes Raíces de la Dirección Administrativa y Financiera, desde la vigencia 2017 viene socializando, implementando y exigiendo con el respaldo del Mando Institucional, los siguientes requisitos para recibir un predio a favor de la Nación – Ministerio de Defensa - Policía Nacional:

1. Debe existir un “Estudio de Planeación Estratégico” por parte de la unidad policial dueña de la necesidad, donde determine el tipo de instalación, nivel de seguridad, número de uniformados requeridos y la fuente de financiación del proyecto. Éste estudio también puede arrojar que no se necesita la instalación policial donde se ubica el predio ofrecido.

2. La unidad policial debe remitir el estudio de planeación al nivel central, con el fin de emitir el concepto o aval “Estratégico Operativo” a la Dirección de Seguridad Ciudadana especificando si el uso es para Centro de Atención Inmediata, Estación, Distrito o Comando y así sucesivamente para todas las Direcciones, Metropolitanas, Departamentos y Oficinas Asesoras según la destinación del bien.

3. Con los documentos descritos, la unidad procede a solicitar al Grupo Bienes Raíces y al Grupo de Seguimiento a Proyectos de la Dirección Administrativa y Financiera, el concepto o aval “Técnico – Jurídico” del predio ofrecido, adjuntando los documentos legales del bien (escritura, folio de matrícula, certificado catastral, uso del suelo, paz y salvo impuesto predial, entre otros), señalados en el Manual Logístico de la Policía Nacional.

Finalmente, con la obtención de los avales descritos anteriormente, la unidad policial queda habilitada para recibir bienes inmuebles, con previa solicitud y expedición de poder otorgado por el señor Director General de la Policía Nacional. El éxito de adquirir predios a favor de la Institución, depende del grado de participación y compromiso para la escogencia del mismo, que inician desde el uniformado que labora en los cuadrantes, hasta los señores Directores, Comandantes de  Metropolitanas y Departamentos de Policía e involucrando al mismo tiempo a la ciudadanía en general y a las entidades gubernamentales (Alcaldías, Gobernaciones, Ministerios y Empresas Públicas), a través de los diferentes mecanismos de participación (concejos de seguridad, comités de vigilancia, comités regionales de infraestructura, entre otros).