Distrito Capital, Bogotá
Miércoles, 16 de Mayo de 2018
Afectaban el centro de Bogotá con hurtos, utilizando armas blancas.

Videos de cámaras de seguridad, actividades de vigilancia y seguimiento durante seis meses, permitieron identificar a cada uno de los 12 integrantes de la banda ‘Los Llaveros’, quienes fueron capturados por orden judicial, en un operativo conjunto entre la Fiscalía General de la Nación, la Seccional de Inteligencia Policial (Sipol), la Dirección de Investigación Criminal (Dijin) y con el apoyo de la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia, de la Alcaldía Mayor de Bogotá.

En las audiencias, lo investigadores revelaron las evidencias fílmicas que dejaron al descubierto la manera violenta como abordaban a los comerciantes y transeúntes en pleno centro de la ciudad, utilizando armas blancas y dejándolos completamente indefensos para lograr su cometido de hurtarles todos los elementos que llevaran de valor.

Según se logró establecer, tras la desarticulación de la estructura delincuencial conocida como ‘Las Cabras’, que también delinquía en este sector, dos de sus integrantes entre ellos una mujer a quien le dicen ‘La Mona’, luego de recobrar su libertad, buscaron alianzas con otra estructura que había sido desarticulada  denominada ‘Los Chiquis’, que era conformada por menores de edad que luego de cumplir una corta condena regresaron a las calles para seguir delinquiendo, bajo el liderazgo de un sujeto conocido como ‘Cabeza de Huevo’.

Los hombres que lideraban estas dos bandas dedicadas al hurto, se unieron a alias ‘Llavero’, un sujeto con un amplio prontuario criminal, que lo ha llevado a cumplir cuatro condenas por hurto en la cárcel, convirtiéndose en todo un “experto” en este delito.

Con el tiempo, lograron conformar la estructura de ‘Los Llaveros’, a la que se fueron uniendo otros delincuentes que también tienen varias anotaciones y hasta 11 ingresos a establecimientos carcelarios, por este y otros actos delictivos como lesiones personales, concierto para delinquir e incluso uno de ellos por acceso carnal violento. Un prontuario tan extenso que entre todos suman más de 30 condenas.

Para evitar levantar sospecha fingían ser vendedores ambulantes o repartidores de tarjetas y volantes de diferentes establecimientos comerciales, aprovechando la gran afluencia de personas, principalmente en la Plaza de La Mariposa, La Avenida Caracas y la Carrera Décima.

Cada uno de ellos cumplía un rol puntual dentro de la estructura, unos identificaban las posibles víctimas, especialmente mujeres, personas de la tercera edad o con niños, garantizando que fueran un blanco vulnerable para evitar que opusieran resistencia y que se amedrentaran más fácil frente a las amenazas con armas blancas.

Por su parte, alias ‘La Mona’, valiéndose de condición de mujer, se quedaba en lugares estratégicos supervisando que las víctimas no pidieran ayuda a otros transeúntes o alertaran a la Policía, mientras se aseguraba que sus cómplices tuvieran tiempo de escapar con el botín.

Gracias a las pruebas recopiladas por los investigadores y los contundentes videos que evidenciaron la manera y formas de delinquir de esta estructura delincuencial, la Fiscalía les imputó los delitos de hurto calificado y agravado, además de concierto para delinquir y un juez los cobijó con medida de aseguramiento intramural.

Con este resultado, la Policía de Bogotá reitera su compromiso de continuar trabajando de manera contundente contra todas las modalidades delincuenciales que afectan la seguridad ciudadana.